miércoles, 07 de julio de 2010

Especie en peligro de extinción

Saltar a navegación, búsqueda

«Especie en peligro» redirige aquí. Para el álbum del mismo nombre, véase Especie en peligro (álbum).

El lince ibérico es una especie en peligro crítico de desaparecer.

Una especie se considera en peligro de extinción, sea vegetal o animal, cuando se encuentra comprometida su existencia globalmente. Esto se puede deber tanto a la depredación directa sobre la especie como a la desaparición de un recurso del cual esta dependa, tanto por la acción del hombre, debido a cambios en el hábitat, producto de hechos fortuitos (como desastres naturales) o por cambios graduales del clima.

En la versión 2009 de la Lista Roja de la UICN 2.448 taxones de animales[1] y 2.280 de plantas[2] se encuentran bajo la categoría "En Peligro", junto con otros 1.665 taxones de animales[1] y 1.575 de plantas[2] que también lo hacen pero bajo la categoría de "En Peligro Crítico".

Muchas naciones cuentan con leyes para proteger a las especies que dependen de su conservación para existir, por ejemplo con la prohibición de su caza. Sin embargo, pocas especies obtienen una protección legal considerable, extinguiéndose muchas sin ningún tipo de reconocimiento público.

La extinción de una especie es irreparable y, de momento, irreversible, afectando de manera directa o indirecta a la cadena alimentaria y, eventualmente, al propio ser humano.

Estado de conservación

Artículo principal: Estado de conservación

Los estados de conservación son los indicadores básicos de las probabilidades de que una especie siga existiendo en el corto o mediano plazo, en vista de factores tales como la población y su distribución, su historia natural y biológica, sus depredadores y otros aspectos.

Lista Roja

La categoría "En Peligro" en la versión 3.1 de 2008 de la Lista Roja de la UICN.

La categoría "En Peligro Crítico" en la versión 3.1 de 2008 de la Lista Roja de la UICN.

La Lista Roja elaborada por la UICN es la más difundida de las clasificaciones de los estados de conservación de las especies. En la lista, hay dos categorías con criterios específicos en los cuales son clasificados los taxones que corren el riesgo de desaparecer: "en peligro" (abreviado oficialmente como EN desde su nombre original en inglés, Endangered) y "en peligro crítico" (abreviado oficialmente como CR desde su nombre original en inglés, Critically Endangered). Estas últimas dos categorías, junto con "Vulnerable", integran a las especies amenazadas dentro de la lista.

Las categorías de "en peligro" y "en peligro crítico" contienen a todos las especies que han mostrado importantes fluctuaciones en su distribución geográfica, junto con una disminución o fragmentación de ella; una población de individuos maduros menor de los 250 o los 2500 ejemplares con una probabilidad de un 50% o un 20% de extinción en su forma silvestre; y una fuerte disminución en su población general en los últimos 10 años o tres generaciones, en orden del 70% y el 90%, respectivamente.[3]

CITES

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES por sus siglas en inglés) regula el comercio de las especies amenazadas, con el objeto de asegurar su supervivencia. Consta de tres "apéndices" en los cuales estas especies son clasificadas. Todas las especies que se encuentran en peligro de extinción son clasificadas en el Apéndice I, el que impone mayores restricciones y restringe el comercio de estas especies solo a casos excepcionales.[4] A 2009, 175 países se habían adherido al tratado.[5]

Clasificaciones nacionales

La categoría "En Peligro" en la lista de especies amenazadas de Estados Unidos.

En Australia, el Acta de Protección Medioambiental y Conservación de la Biodiversidad de 1999 clasifica a las especies en riesgo de desaparecer en las categorías "en peligro" y "en peligro crítico", de manera similar a la Lista Roja de la UICN. La Lista de especies en vida salvaje bajo riesgo de Canadá posee las categorías "en peligro" y "extirpadas" para las especies en peligro de desaparecer y las que ya lo hicieron a nivel local, respectivamente.

En Estados Unidos la categoría "en peligro" de la Lista de especies amenazadas del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos es la que ofrece más protección, mientras que en Nueva Zelanda las categorías "crítico a nivel nacional" y "en peligro a nivel nacional" integran a las especies con un alto riesgo.

 

)
 

 

El último censo efectuado sobre el lince ibérico indicó que había una población de aproximadamente 1200 ejemplares. Estos datos han costado mucho trabajo obtenerlos ya que las poblaciones de Lince se encuentran dispersas y con sus territorios fraccionados por el hombre. A todo esto hay que añadir un nuevo problema. La tuberculosis, que afecta a las presas del Lince. Todavía no se sabe con seguridad si la tuberculosis afecta directamente al lince, esto esta creando polémica entre los investigadores del Parque Natural de Doñana y el ministerio de medio Ambiente. Si esta enfermedad afectase directamente al lince estaríamos ante otro gran problema para su supervivencia.

En Europa solo hay dos tipos de linces, el Boreal o Europeo (Lynx lynx) y el Lince Ibérico (Lynx pardina) . El boreal mide entre 80 y 130 centímetros, llegando a pesar unos 18 kilos. Esta especie ocupó la mayor parte de Europa, pero en la actualidad sólo se encuentra en Rusia, Finlandia, Noruega y Suecia. El lince ibérico es más pequeño, ente 80 y 110 centímetros y con un peso inferior, 13 kilos aproximadamente. Sus manchas son más pronunciadas que las del boreal y más pequeñas. Habita las zonas del centro y suroeste de la península Ibérica. Pero si queremos poder seguir viendo a nuestro Lince Ibérico debemos de concienciar (además de a nosotros mismos) a otras personas, para ver si aportando entre todos nuestro granito de arena podemos poner freno al descenso de la población del Lince.

 

 

El descenso de la población del Lince se debe al declive del conejo europeo. Además las trampas para conejos son también causa de muerte para el lince. Pero la causa fundamental de que el lince este desapareciendo es, por desgracia, debido a la acción, ya sea indirecta o directa, del hombre. La construcción de carreteras, la caza de linces que se desarrollaba hace algunos años y otros factores más. Además los expertos afirman que como no se ponga fin a estas condiciones para el año 2050 hay una probabilidad del 34% de que el lince ibérico desaparezca de nuestra fauna. Por eso debemos concienciarnos todos e intentar que este porcentaje disminuya a cero y que la población de lince aumente.

La dieta del lince se basa sobre todo en conejos y liebres, aunque puede alimentarse de presas mayores como corzos. Las aves, como patos o perdices, los roedores y los reptiles también forman parte de su dieta, aunque en menor grado.
Se ha comprobado que los linces pueden matar a otros depredadores, tales como gatos monteses, nutrias, meloncillos o zorros. Estos suponen una seria competencia para los linces, ya que se alimentan de las mismas presas. En este sentido la labor que mantiene el lince es considerable, ya que mantiene en equilibrio las poblaciones de otros depredadores que, en caso contrario, sufrirían una explosión demográfica que resultaría muy negativa para el ecosistema.

 

Lince ibérico  

 Nombre común: lince
Nombre científico: lynx pardinus
Tipo: vertebrado
Clase: mamífero
Reino: animal
Subclase: placentarios
Orden: carnívoros
Familia: felinos

Descripción:
El lince ibérico es de un tamaño más pequeño que el lince euroasiático. Tienen una capa distinguidamente manchada, es de color terroso moteado, orejas puntiagudas y acabadas en un pincel de pelos, largas patillas a las mejillas y cola corta.
El pelaje es denso y suave, sobre todo en el invierno. Es carnívoro y mide entre 0'80 y 1'30m de longitud, tiene una altura de unos 75cm y unos 15 kilos de peso. La cola con algunas manchas pinceladas. Tiene sólo una premolar entre el colmillo y la carnicera superior. Su fórmula dentaria es 3/3, 1/1, 2/2, 1/1. Es preferentemente diurno, pero también muestra actividad por la noche. Los adultos son territoriales y mantienen áreas intersexualmente exclusivas. Para cazar utilizan principalmente la vista y el oído.

Alimentación:
El 93% de la alimentación del lince en verano son conejos, pero los conejos sufren la "mixomatosis”, y con épocas de gran escasead se alimentan de otros animales como el ciervo rojo, los muflones juveniles, etc.… en las marismas del algodón de Domina, los patos son un recurso temporal muy importante desde el marzo hasta el mayo, durante la época de cría. Las necesidades energéticas por día son aproximadamente un conejo por los adultos y medio por los más jóvenes.

Reproducción:
La época de celo va desde finales de diciembre hasta mediados de febrero, la gestación dura aproximadamente de 65 a 72 días, y nacen entre los meses de marzo y abril.
Acostumbran a tener una o dos crías, los cachorros pasados una edad, deben valerse por si sólo, esta edad se denomina edad de la independencia, y 20 meses más tarde habrán de marcharse de su territorio natal y hacer una familia.
Las hembras jóvenes pueden criar en su primer invierno, pero esto depende de los factores demográficos y ambientales. En un territorio de alta densidad (Doñana), se reproducen por primera vez cuando una hembra adquiere un territorio o cuando la antigua propietaria se muere.

Depredadores:
Los seres humanos son los responsables directos de un nivel muy alto de las muertes de los linces. La mayoría de las muertes grabadas en un tiempo de 10 años, sólo un 8'3% de las muertes de lince han sido por causas naturales, y el resto están directamente relacionadas con las personas.


Algunas cifras sobre las causas de su muerte

Periodo

Armas

Trampas

Perros

Atropellos

Otras

Total

1958

21,2

67

3,5

 

82

170

1958-1977

26

62,7

2,6

0,1

8,6

689

1978-1988

26,1

44,4

6,7

7

15,7

356

Hábitat:
El lince ibérico, como su nombre indica, sólo vive en la península ibérica (España y una pequeña parte de Portugal). Generalmente se encuentra en el bosque caducifolios y en el matorral mediterráneo, que le proporciona refugio y pastos abiertos por poder cazar conejos.
Durante toda la historia, el lince ibérico nunca ha vivido fuera de la península ibérica. En los años 60 el lince vivía en una extensión de 57.000km2, y ahora sólo ocupa 14.000km2, de los cuales 11.000 estaban destinados a la cría. En Portugal ocupa 700km2 distribuidos entre la sierra de Malcata y las montañas del extremo sur del Algarve. La distribución del lince ibérico se centra sobre la montaña, entre los 700 y los 900m de altura, pero puede oscilar hasta los 1600m.

¿Por qué están en peligro de extinción?
Las principales causas de la desaparición del lince ibérico son:
La pérdida del hábitat y la poca cantidad de su principal alimento, el conejo europeo, que por culpa de la enfermedad denominada “ mixomatosis ”, que tuvo un efecto devastador en los conejos europeos, a decrecido mucho su número de individuos.
En los últimos tiempos el lince habían desarrollado una defensa contra esta enfermedad, pero ha aparecido una enfermedad nueva denominada “neumonía hemorrágica vírica“, y que está causando una alta mortalidad entre los conejos adultos.

Conservación:
El lince ibérico es el mamífero más amenazado del planeta, preside la nueva lista roja de los mamíferos. Sólo quedan unos 150 ejemplares en núcleos aislados por el sureste peninsular español, por eso los expertos de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) lo han incluido en la categoría de CR (amenaza crítica).

 

Cuando hablamos del Lince lo primero que debemos que tener en mente es que se trata del felino más amenazado del mundo. De hecho al lince ibérico se le declaró especie protegida en 1966. Es muy triste pensar que si no hacemos algo dentro de pocos años el Lince Ibérico podría desaparecer para siempre de la Península, y por ello, del Planeta Tierra. De hecho, hoy en día apenas quedan 200.

La población de lince se ha visto reducida en los últimos 10 años en más de un 50%, debido a varias causas: la persecución sufrida por parte del hombre, la pérdida del hábitat y el descenso de las poblaciones de conejo.
Para salvar a nuestro Lince sería necesario tomar unas medidas urgentes: Es necesario conservar su hábitat. También introducir conejos y evitar los atropellos, pero sobre todo ahora es urgente iniciar su cría en cautividad. Sus poblaciones salvajes son tan pequeñas que cualquier epidemia o catástrofe natural pueden hacerle desaparecer para siempre.

Características
El Lince se caracteriza por su aspecto robusto, sus patas largas, zarpas grandes y fuertes, y orejas terminadas en un pincel de pelos negros rígidos de más de 2 cm de longitud; además, también posee un penacho de pelos en cada mejilla y una cola corta con una borla negra en el extremo y que suele mantener erguida batiéndola en momentos de peligro o excitación.

Las plantas de sus patas son anchas y almohadilladas y le permiten desplazarse silenciosamente.
También son características las patillas que cuelgan de sus mejillas y que aumentan progresivamente de tamaño con la edad. Los jóvenes de pocas semanas carecen de patillas y casi de pinceles y en los individuos de un año ya aparecen las patillas, aunque cortas, que apenas cuelgan por debajo de la barbilla. Los machos tienen las patillas más largas que las hembras.
Los Linces ibéricos tienen un peso medio de 15 kg. Son cazadores sigilosos que se valen de la vista y el oído para capturar a sus presas.

Comportamiento del Lince Ibérico
Los linces son animales de costumbres nocturnas y solitarias. Las presas de este felino son liebres, conejos, roedores, venados inmaduros y pájaros. Los linces son activos tanto en invierno como en verano.
La reproducción tiene lugar en primavera y la hembra se retira a un cobijo para parir una camada de dos o tres crías. Éstas nacen a principios del verano y permanecen al lado de la madre durante el primer invierno.
Los individuos adultos presentan un claro dimorfismo sexual en su tamaño y la longitud de los penachos de las orejas y de las patillas. Sin embargo, machos y hembras son muy similares en tamaño durante el primer año de vida.
Se encuentra bajo amenaza de extinción por ser considerado una alimaña y por el valor de su piel. Su hábitat natural es el bosque mediterráneo. En España, las zonas donde su presencia es mayor son los parques nacionales de Doñana (Huelva), Cabañeros (Ciudad Real) y el Parque natural de Monfragüe (Cáceres).

 

 

GOOGLE

HOTMAIL

YOUTUBE

 


Publicado por destroyeranimals @ 16:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios